Opiniones de lectores



¡Nos gustaría mucho conocer tu opinión sobre Atardecer en Waterloo!

Si quieres compartirla, puedes rellenar el formulario a continuación y la publicaremos en esta página.










Carlos García de la Vega (Madrid)

Escribo esta reseña mientras escucho una de esas recopilaciones (The Kinks - The Anthology 1964 – 1971) que “los completistas” (dícese de aquellos enfermos que deben tener todo-todo de su banda favorita) solemos comprar para tener una versión inédita de una canción bien conocida. Espero que me sirva de inspiración. Comentar un libro del que conoces la historia que te van a contar y a cuyos autores los consideras amigos (por culpa de los Kinks, para empezar) no es tarea fácil. Suponiendo que no supiera nada de los Kinks, puedo decir que este libro es grande, muy grande. No sólo por las más de 700 páginas sino, sobre todo, por el trabajo muy serio de recopilación de la información para escribirlo y por el empeño de tratar de ser objetivos en el tratamiento del trabajo de esta banda de la que unos cuantos, los autores también, nos sentimos profundos admiradores. El apartado de introducción de cada capítulo es un acierto (es donde dejan las mejores perlas como escritores). Esos párrafos ponen al lector en la perspectiva de lo que después se va a relatar. Cierto es que en el último de ellos (el 20 – Gracias por los días), Iñaki y Manu creo que exageran al afirmar que la música (se supone que el rock en sentido amplio) es la mayor aportación del Reino Unido a la humanidad. ¡Hombre!, también eran del Reino Unido, por ejemplo, Shakespeare, Newton, Darwin o Fleming, o si se quiere Chaplin y Hitchcock. No creo que ni los propios británicos les den la razón en este asunto. Pero es su opinión y es muy respetable. He leído unos cuantos libros sobre los Kinks. Este es uno de los mejores por su cuidadísima edición (las notas que revelan las fuentes de todo lo que se transcribe) y el empeño de los autores para asegurarse de la veracidad de todo lo que cuentan. Mención especial para el apartado final dedicado a los Kinks y España. Aquí echan el resto y aportan información absolutamente exclusiva. Mi nombre, como el de Ray Davies, no tiene importancia, pero me atrevo a recomendar este libro. Si los Kinks es tu banda favorita es casi una obligación que lo leas. Si los Kinks no es tu banda favorita, su lectura contribuirá a sacarte de tu error.


Javi Miralles Rock Camp (Valladolid)

Maravilloso libro que me ha tenido enganchado de principio a fin. Mi enhorabuena por el trabajo que habéis hecho. Bien documentado y bien escrito. Todo de 10. Además la web completa a la perfección el contenido de la obra. Es increíble como os lo habéis currado todo. Acabo de publicar una reseña en el Blog de Rock Camp (el primer campamento para niños y jóvenes ambientado totalmente en el Rock). Os dejo el enlace para que le echéis un vistazo: https://www.rockcamp.es/blog/libros-musicales-atardecer-en-waterloo-de-inaki-garcia-y-manuel-recio/ Un saludo y enhorabuena de nuevo.


Luis Musa (Valladolid)

Hacía mucho tiempo que no disfrutaba tanto con un libro. No hace falta ser muy fan para saborearlo, pero así y todo me he pegado una panzada de Kinks este verano tremenda. ¡Enhorabuena por el gran trabajo realizado!


Paco (Sevilla)

el libro es muy bueno!! Pena que me cogiera muy pequeño cuando vinieron a Sevilla!!


Santiago (Sevilla)

Una soberbia obra, perfectamente documentada, que, sin ningún atisbo de duda, hará las delicias, no solo de los aficionados a los Kinks, sino también de aquellos interesados en la cultura popular, ya que el libro trasciende (y de qué manera) el fenómeno fan. Sencillamente magistral.


José Luis Zapatero (Madrid)

En las perezosas tardes del final del verano termino 'Atardecer en Waterloo' acompañado de una pinta junto al mar. Una impresionante y exhaustiva biografía de los Kinks escrita por Manuel Recio e Iñaki García Galera. Da gusto leer un libro así, escrito en nuestro país y con presentación del propio Dave Davies. Ameno, bien documentado y repleto de interesantes historias para enseñar entreteniendo (¿acaso hay otro modo?). Y es que -por si alguien todavía lo dudaba- en aquellos años de 'British Invasion', no todo eran Beatles y Rolling Stones.


Carmen Pérez (Madrid)

Estoy disfrutando muchísimo, ahora voy por el lanzamiento del Face to Face y he de reconocer que me lo estoy pasando en grande. Aunque siempre me han gustado los Kinks, nunca me he reconocido como fan, pero con lo que estoy descubriendo sobre ellos la verdad es que les estoy cogiendo mucho cariño. El libro es muy ameno, a pesar de la cantidad de datos que contiene, y me está sirviendo para volver a escuchar sus temas de forma cronológica y disfrutar más si cabe de su música. Totalmente recomendable.


José Monsó (Madrid)

Un libro esencial para los que amamos a los Kinks, o simplemente esa era musical. Montañas de información expuestas con claridad y amenidad. Uno de esos libros que consiguen que te lo leas de un tirón y después lo quieras conservar a mano para revisarlo mientras escuchas la música de la que habla. Muy bien escrito, con precisión en el lenguaje y con pasión por la música. Una gozada.


Jokin Misterklin (Hendaia)

Una obra imprescindible para los que amamos a los Kinks.Pienso que para el resto de los lectores va a serlo tambien. Es muy emocionante.Escrito con mucho cariño y nos descubre muchos aspectos desconocidos. Yo cuando lo leo no dejo de escuchar los temas de los kinks cronologicamente,segun avanza la historia.Eso hace que te envuevas en la historia y en ocasiones no puedas ni pasar de pagina debido a la emocion o excitacion segun el caso. Leerlo y reeler el mismo capitulo,volver a escuchar los temas y quedar atrapado en algun punto de tu mente. Hay algo mas placentero?


Ross Goose (Fuenlabrada - Madrid)

le terminé hace un mes, estoy preparando la reseña para la página en la que colaboro, y me ha parecido de lo más maravilloso que he leído ultimamente. No sólo se trata de un libro escrito por fans y para fans, es un libro escrito para conocer la historia más allá del grupo. Un libro indispensable para cualquier amante de la música que se precie.


Javier García (Sevilla)

Ya hace unas semanas que terminé de leer Atardecer en Waterloo. Su lectura que me resultó casi adictiva me llevó menos de un mes. Es la ventaja de tener una cierta edad y disponer de bastante tiempo libre, pero también del inmenso atractivo de un libro extraordinariamente escrito y de una enorme amenidad, que hace muy sencilla su lectura. Soy seguidor y fanático de los Kinks desde hace más de cincuenta años. Conocía gran parte de su discografía y, superficialmente, su historia, pero he de reconocer que Atardecer en Waterloo me ha hecho descubrir un montón de hechos, anécdotas y circunstancias (de todos los colores, desde luego) que desconocía totalmente. Para los fans españoles de los Kinks este libro es una obra excepcional que viene a cubrir el tremendo e inmerecido vacío que el grupo había tenido en nuestro país. Desde un punto de vista estrictamente personal su lectura también me ha hecho evocar y añorar mis primeras audiciones de los discos de los Kinks, ya hace aquellos cincuenta años, cuando en compañía de mi hermano Jorge y mientras jugábamos a los botones, sonaban en nuestro viejo tocadiscos aquellas extraordinarias “You really got me”, “Tired waiting for you”, “All day and all of the night”, etc. También los Kinks fueron la música de fondo de buena parte de mi noviazgo con la que hoy es mi mujer Marga. Mi agradecimiento más sincero a sus autores.


Luis Aguirre de Cárcer (Madrid)

Obra maestra de la literatura de rock de las últimas cuatro décadas. El grupo más genial de la historia del R&R no se merecía menos que esta biografía apasionante y apasionada. Iñaki García y Manu Recio cuentan la historia de Raymond Douglas Davies y sus huestes de manera que su condición de fans no empañe el rigor y el espíritu crítico de la obra. A la vez, esa condición de fans les permite haber escrito un libro tan profundo en la descripción del mundo interior de los Kinks, de su verdad, que la narración parece una extensión de la vida de la propia banda. Eso es, Atardecer en Waterloo es como una canción de los Kinks.